Documento sin título
Instituto Secular Cruzada Evangélica
Se encuentra en: AMPA > Educación
Culpa y castigo
Manuel Fernández Blanco (La Coruña)
Comparte este artículo:

Cuanto más se culpabiliza a la sociedad, más inocente


 resulta el auténtico culpable que pasa a ser también


una víctima.


Los recientes episodios de violación grupal a dos niñas (una de ellas disminuida psíquica) protagonizados por grupos de menores (sólo uno de los imputados es mayor de edad y algunos no llegan a los 14 años), han reavivado la polémica sobre la posibilidad de cometer delitos graves desde la impunidad o el castigo leve.


Si estos hechos nos golpean tanto es porque necesitamos seguir creyendo en la inocencia infantil. Esto explica la tendencia a restar responsabilidad al sujeto que ha cometido el acto y a poner el acento en la responsabilidad colectiva. Por eso se repite, como una letanía, que todos somos culpables, que la sociedad en su conjunto es culpable. Cuanto más se culpabiliza a la sociedad, más inocente resulta el auténtico culpable que pasa a ser también una víctima. Víctima, en su caso, de la mala educación. De este modo obtenemos una ecuación muy curiosa: el goce del delincuente es individual, pero la culpa es social.


Debemos saber que lo primario en el ser humano no es la civilización, es la apetencia instintiva. Por eso, en un primer momento, el niño sólo renuncia a las conductas que los adultos y la sociedad juzgan inadecuadas en presencia de quien las prohíbe, porque lo juzgado malo puede ser placentero. Por este motivo no existe educación que no incluya alguna dosis de coerción.


Sólo en un segundo momento el niño, por temor a la pérdida del amor de los padres, interioriza las prohibiciones y se hace vigilar por su propia conciencia moral. Es en este segundo momento, entre los 5 y los 7 años, cuando surge el sentimiento de culpabilidad, los autorreproches y el autocastigo.


Cuando un niño o una niña pequeños nos sorprenden con la pregunta: ¿mamá, me quieres?, podemos estar seguros de que se sienten culpables por alguna trastada o desobediencia.


Por lo tanto, desde una edad muy temprana, un niño sabe lo que está bien y lo que está mal. Pero algunos se quedan fijados en ese primer momento evolutivo en el que sólo se detienen si alguien se entera y sanciona la fechoría. Para estos, la conciencia moral es mucho más laxa y el límite sólo viene del exterior.


¿Qué ocurre entonces si a la ausencia de límite interno le sumamos la impunidad social? En ese caso la ausencia de sanción provocará la repetición, pero, al contrario de lo que se cree, no por el sentimiento de impunidad sino por la necesidad inconsciente de castigo. Dejar al menor sin el castigo proporcional a su culpa es desprotegerlo frente a sí mismo


* Publicado en "La Voz de Galicia". Con la amable autorización del autor.

 


Atrás




Documento sin título

 Contacta con nosotros:


Envíenos su comentario o consulta rellenando el siguiente formulario:
Nombre:
Email:
Tlfno:
Comentarios:

  •  Alumnos
Nuestras publicaciones
Entrevistas, relatos, visitas...
Actividades interesantes
Refranes, dichos populares, deportes...
Excursiones y salidas
Visitamos \"La Gallofa\"
Temas para el diálogo
Temas interesantes que merecen nuestra atención y debate.
CELEBRAMOS HALLOWEEN
Toda la Comunidad Educativa participamos en esta fiesta que nos describen los niños.
El Tiempo en Santander
  •  Actividades Extraescolares
Gimnasia rítmica
Horario:
Curso 2017-2017
Guitarra
Horario:
Curso 2012-2013
Informática
Horario:
Curso 2012-2013
Kárate
Horario:
Curso 2012-2013
Taller de comunicación inglesa
Horario:
Curso 2012-2013
Danza
Horario:
Curso 2012-2013
AJEDREZ
Horario:
Curso 2016-2017
Baloncesto
Horario:
Curso 2012-2013
©Copyright 2012 Colegio Cumbres
C/ Cisneros, 76-D
Teléfono: 942 231 790
FAX: 942 764 231
Cookies - Aviso Legal
Diseño y maquetación: Dymweb